Nace en Haro el 23 de noviembre de 1871 y fallece en Madrid el 9 de marzo  de 1927.

Su infancia estuvo marcada por grandes dificultades económicas, ya que su padre, voluntario en la tercera guerra carlista, falleció un año después de su nacimiento, por esta razón la hacienda municipal confiscó todos los bienes familiares. La madre, con cinco hijos a su cargo, recibió la ayuda del bodeguero D. Rafael López de Heredia. Se trasladan a  Madrid para trabajar en la sucursal de venta de vinos que tenía en la capital. Rafael López de Heredia, apreciando la disposición artística de la niña, es quien paga sus estudios musicales con Baldelli y Latorre, que le recomienda que se dedique al canto de una manera profesional.

Con un papel secundario en “La Mascota”, de Edmundo Audrán, debuta en el teatro Price de Madrid en 1887,  con tan solo 15 años, interpretando el papel de paje y con un sueldo de cuatro pesetas diarias. Al año siguiente  pasó al Príncipe Alfonso, triunfando con Certamen Nacional, de Giménez.

Con la compañía de Julián Romea realiza varias actuaciones por diversos lugares de España, una de ellas en las fiestas de su ciudad natal, Haro, en septiembre de 1890.

Contratada en 1896  por el teatro de La Zarzuela como primera tiple, estrena “El Gaitero”, obteniendo  sus mayores éxitos durante doce años consecutivos. No desaprovecha la oportunidad y se convierte en una figura consagrada del género, siendo la favorita del público por delante de otras destacadas intérpretes.

En 1897 estrena “La Viejecita”, de Echegaray y el maestro Caballero, interpretando el papel de Carlos, de la que hizo 140 representaciones.

El 29 de noviembre de 1898 se estrena en el Teatro de La Zarzuela de Madrid “Gigantes y Cabezudos”,  zarzuela en un acto y tres cuadros escrita por Miguel Echegaray y música de Fernández Caballero, obra escrita especialmente para Lucrecia en el papel  protagonista de Pilar.

Estrena más de cien obras, lo que demuestra una enorme versatilidad, ganándose el respeto de autores de zarzuela y la mayor parte de los teatros de Madrid y Barcelona. Con una voz extensa y potente, que abarcaba desde el registro grave, rico en acentos dramáticos, hasta los más brillantes agudos,  un perfecto fraseo y un timbre bello y persuasivo que conmovía al público. Se identificaba perfectamente con el personaje que interpretaba y controlaba perfectamente la situación escénica. Era además una gran cantante de jotas que interpretaba con brío y valentía.

El gran «brindis» de “La viejecita”,o la jota «Si las mujeres mandasen» de “Gigantes y cabezudos”son sus más afamados cantos, pero también puso su voz al servicio de otros géneros como el tango «El gorro frigio» y un fragmento de la ópera «Ave María» de “Cavalleria Rusticana”.

Abandona la compañía de zarzuela en 1901 y se dedica a representaciones por varios teatros españoles, como el Teatro Arriaga de Bilbao, Recoletos de Madrid, Tívoli de Barcelona, Principal de Valencia   interpretando obras como “La Maja”, “La balada de la luz”, “La rabalera”.

Decide retirarse de la escena en 1907, tras su aparición en el Teatro Real de Madrid con “Chateau Margaux” para casarse con el escultor valenciano Mariano Benlliure.

El 9 de marzo de 1927 fallece en su domicilio de Madrid de una embolia cerebral y es enterrada en el cementerio de San Justo. (En el  Diccionario de la Zarzuela figura como fecha de la muerte el 1 de mayo).

Su marido modeló la medalla del «Concurso de canto Lucrecia Arana», otorgado cada año por el Conservatorio al alumno de canto más notable.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Fernández Girbal.- Cien cantantes españoles de ópera y zarzuela, pag. 39-41
  2. Diccionario de la zarzuela.- Emilio Casares Rodicio, pag. 121-122